{e-movilidad}

By adoshorasde

Mientras nos planteábamos las señas de identidad de los miniviajes tuvimos claro desde el principio que queríamos que se realizaran en un medio de transporte eco, no podía ser de otra forma ¿no crees?

Dentro de la variedad, quisimos probar, una vez más, la opción más innovadora y sostenible, ofreciendo así un matiz diferente a lo que normalmente sería un viaje de este tipo, un coche eléctrico.

Para este primer episodio hemos podido contar con un BMW i3 rex de 125kw equivalente a 170 cv, 100% eléctrico, aunque este modelo incluye un generador de gasolina que sirve para recargar la batería y extiende así la autonomía… pero no quiero aburriros con datos técnicos, vamos a las sensaciones…

… A primera vista llama la atención por su aspecto, no pasa desapercibido y a mi eso me gusta en un coche, los colores, el diseño, mantiene la parrilla clásica de la marca, pero el resto es diferente, los volúmenes, las puertas, sobre todo las traseras, que abren a la inversa y son de otro tamaño, las ruedas más altas y finas que mejoran la maniobrabilidad; el doble maletero, aunque el delantero es pequeño resulta útil para guardar los cables.

Cuando te subes, el interior respeta la filosofía eco con materiales reciclados y reciclables que le dan un aspecto muy contemporáneo. Es cómodo de conducir, fáciles de entender los mandos y la información relacionados con la “parte eléctrica” que se muestran en una pantalla tipo tablet; sensación de amplitud y de espacio para 4 plazas, aunque lo de salir de la parte de atrás es mejorable, no se puede a menos que esté abierta la puerta delantera.

Al arrancarlo surge otra novedad, no suena, te das cuenta por la iluminación azul, más que arrancarlo lo enciendes y al pisar el acelerador vuelve a sorprender la aceleración, en ciudad va muy suave, además recargas batería al frenar… y cuando sales a carretera no hay diferencias a nivel conducción con un coche de gasolina, una vez que te acostumbras a conducir en el modo “eco pro” desaparece la incertidumbre inicial de ver bajar la batería… aquí la comparativa más cercana es la de un móvil, si estás viendo vídeos, navegando y con muchas APPs abiertas te fundes antes la batería, ese es el equivalente de ir por carretera para un coche eléctrico.

 

He de decir que fue un viaje de 2 días, 4 personas, con material de grabación y equipaje, vamos que el coche iba a tope, maletero lleno… por supuesto eso no sale en el “travel film” aunque estamos pensando en preparar un “making of”, en total más de 475km recorridos por autovía, carretera comarcal y caminos varios… más el rodaje de las escenas con sus correspondientes múltiples tomas.

La primera parada la hicimos en un Parador transcurridos 160km y aprovechamos que había instalación trifásica para para probar la recarga. Habíamos venido en modo “confort” sin restricciones de velocidad ni climatización para llegar cuanto antes y como ya os he contado, eso se paga en batería. Fueron un par de horas y recuperó un 20% aproximadamente, la siguiente carga la hicimos en la casa rural, directamente a un enchufe, estuvo toda la noche y a la mañana siguiente la carga era completa.

El segundo día rodamos la mayoría de escenas en pleno campo con lo que no pudimos recargar y lo que hicimos fue repostar una vez para rellenar el deposito del generador auxiliar, nueve litros de sin plomo, lo que nos sirvió para terminar el recorrido completo de vuelta. Todos los modos de conducción son intercambiables en marcha, dependiendo de las necesidades de cada momento.

En mi opinión, prueba superada con creces y en un viaje real no en el desierto en línea recta, la tecnología es una realidad y funciona, no sacrificas confort ni prestaciones siempre que conduzcas responsablemente y los beneficios son múltiples tanto en ciudad: uso libre de zona azul y bus vao, reducción de impuestos… como fuera de ella, promueve el “slow travel”, sin prisas, parando y conociendo sitios en el camino, perfecto para una escapada “adoshorasde”. Todo esto mejorará más aún a corto plazo con el aumento en la autonomía de las nuevas baterías y de la red de puntos de recarga.

 

Así que ya sabes, abre la puerta {deuncocheeléctrico} y… ¡escápate!

Sobre el autor

adoshorasde

Viajero responsable, buscador de paraísos cercanos y descubridor de tesoros escondidos a lomos de máquinas asombrosas... siempre que puedo abro la puerta y...¡me escapo!

Déjanos un comentario

*Please complete all fields correctly